El Altima-te AWD está listo para hacer una fuerte declaración en las exhibiciones automovilísticas canadienses, comenzando con Montreal

El Altima-te AWD es un sedán diferente a todo lo que Nissan ha presentado anteriormente; un proyecto de vehículo que representa una nueva era de capacidad de tracción en todas las ruedas (AWD) y una opción AWD adicional para el cliente canadiense. Nombrado “Altima-te AWD”, este proyecto de vehículo único se basa en el nuevo modelo 2019 Nissan Altima AWD, y continúa la costumbre de Nissan de crear modelos agresivos y únicos equipados con un sistema de orugas de uso pesado. El vehículo concepto hace su debut mundial en el Salón Internacional del Automóvil de Montreal.

La versión de producción 2019 del Nissan Altima es también un sedán, diferente a todo lo que Nissan ha presentado anteriormente, como el primer sedán en Norteamérica que ofrece tracción en las cuatro ruedas. En Canadá, la opción AWD se incluye de serie en el Altima 2019.

Nissan Altima-te AWD

“Para el modelo Altima 2019, estamos redefiniendo lo que significa este nombre histórico. Con la escasez en el mercado de configuraciones de tracción en todas las ruedas disponibles en los sedanes, quisimos hacer una declaración a los clientes. La persona promedio no asume que un sedán ofrece AWD”, comentó Joni Paiva, presidente de Nissan Canada Inc.

Nissan Altima-te AWD

“El Altima-te AWD se une a los otros vehículos crossover equipados con orugas, como el Rogue Warrior, y envía un mensaje claro al mercado: este Altima tiene la capacidad de conquistar los entornos climáticos más adversos con la confianza adicional que brinda la opción estándar de Nissan Intelligent All-Wheel Drive, que se adapta a las condiciones de la carretera en un abrir y cerrar de ojos”, concluyó Paiva.

Transformando el Ultimate Altima

Al igual que el Rogue Warrior que debutó en el Salón Internacional del Automóvil de Montreal 2016 (MIAS), el Altima-te AWD fue modificado en su totalidad por Motorsports in Action (MIA) de Quebec, utilizando el sistema de orugas DOMINATOR® de American Track Truck.

Las orugas miden 1.220 milímetros/48 pulgadas de largo, 750 milímetros/30 pulgadas de alto y 380 milímetros/15 pulgadas de ancho. El Altima-te AWD requirió modificaciones más extremas en la carrocería y el chasis en comparación con los cambios que se realizaron en el proyecto de vehículo Rogue Warrior. La modificación exterior más prominente del Altima se ve en los guardabarros delanteros y traseros que se ensancharon 180 milímetros/7 pulgadas en cada lado, para acomodar el sistema de orugas DOMINATOR, lo que amplía el ancho total de la carrocería en 360 milímetros/14 pulgadas. Esto da como resultado una postura notablemente asertiva, mientras se mantiene la esencia del diseño y las líneas fluidas del sedán Altima.

Para modificar los guardabarros, el equipo de MIA aplicó un proceso complejo que involucró el diseño y la fabricación de un kit de carrocería ancha a medida, y la construcción de la parte del guardabarros con espuma de alta densidad y resina epoxi que se usa típicamente en estructuras náuticas. Este proceso por sí solo requirió 150 horas de trabajo. El proyecto total tomó 250 horas para completarse. Las protuberancias extremas del guardabarros permiten una reducción en las proyecciones de nieve, lo que podría impedir la visibilidad del conductor.

Nissan Altima-te AWD

Para que el Altima-te AWD sea completamente funcional, la altura de conducción del vehículo requirió un aumento. MIA diseñó y construyó los componentes necesarios para elevar el automóvil 80 milímetros/3 pulgadas. Para lograr esto, los chasis de carga delanteros y traseros se bajaron 30 milímetros/1.18 pulgadas, y los componentes de la suspensión se elevaron 50 milímetros/1.96 pulgadas. La geometría de la suspensión se corrigió para compensar la desviación causada por el cambio de altura de conducción y restaurar la cinemática adecuada.

El Altima-te AWD se exhibirá en el MIAS 2019 para los días públicos, y luego se exhibirá en el stand de Nissan en el Salón Internacional del Automóvil de Canadá en Toronto en febrero.