KIA Motors ha revelado su nuevo prototipo Futuron, un coupé SUV con tracción en las cuatro ruedas que propone nuevos diseños para futuros vehículos eléctricos, rompiendo el molde de lo que se podría esperar de un vehículo de este tipo.

El nombre es una palabra compuesta por «future» y «on», e insinúa la naturaleza eléctrica y “encendida” de los futuros diseños para los SUV de la marca. Con un diseño basado en la noción de pureza dinámica, el Futuron incorpora un tren
motriz completamente eléctrico, tracción en sus cuatro ruedas, superficies exteriores con un diseño atrevido y muy moderno.


El KIA Futuron se basa en un fuerte y único diseño de «360 grados» que se destaca por su forma pura y lisa “sin adornos”, las superficies crean una serie de formas tensas y fluidas que giran, se expanden y se contraen alrededor del carro.
Su cuerpo cupé SUV de bajo perfil nos da una clara idea de cómo vendrán los futuros carros de KIA: seguros, deportivos y modernos, pero también elegantes.

El Futuron tiene 4.850 mm de longitud, 1.550 mm de altura y una distancia entre ejes de 3.000 mm de largo, la
elevada altura libre al suelo se combina con un cuerpo bajo y delgado para crear una postura dinámica y segura.
El tren motriz totalmente eléctrico hace posible esta forma, con una batería de alta capacidad que está montada en la parte baja del vehículo, debajo del piso de la cabina, proporcionando energía a cuatro potentes motores eléctricos en las ruedas, cuenta con un sistema e-AWD que ofrece respuestas rápidas ante los diferentes comandos del conductor.

Un automóvil deportivo en una plataforma SUV, combinado con cómodos asientos reclinables, proporcionando una conducción interactiva que se adapta a entornos urbanos, la estructura y el diseño del vehículo fomentan la importante conexión e interacción entre el automóvil y el conductor. El guardabarros delantero fluye hacia atrás desde la parte delantera del capó antes de sumergirse en la cabina, estableciendo una conexión entre el asiento del conductor y la carretera.

El techo del prototipo es un panorámico en forma de diamante, que se asienta sobre el núcleo de 360 ​​grados e inunda la cabina con luz natural, al tiempo que también se extiende por el capó para brindar a los conductores una vista frontal incomparable, además, posee una red de sensores LIDAR (detección de luz y rango) capaces de proporcionar características de conducción autónoma de Nivel 4, permitiendo la conducción sin intervención y sin contacto en la mayoría de las condiciones. Además, incluye una nueva característica lúdica e interactiva de esta iluminación que responde a gestos físicos y movimientos realizados fuera del automóvil, lo que permite una estrecha conexión entre el vehículo y el conductor incluso antes de que pise la cabina.

La parte delantera del Futuron presenta una nueva reinterpretación de la parrilla de «nariz de tigre» de KIA, un elemento diferenciador en los diseños de la marca desde hace más de una década, manteniendo el principio básico con un contorno claro y dos pestañas en el medio, los diseñadores han extendido los bordes, ampliando la forma en la parte delantera del automóvil para crear una «cara de tigre».

El diseño del tren motriz eléctrico y la incorporación de los sistemas de conducción autónoma de Nivel 4 han permitido la creación de una cabina espaciosa y flexible que se diferencia de cualquier otro vehículo. Los dos asientos delanteros están hechos de materiales flexibles y pueden ofrecer una posición vertical de «conducción» o una posición reclinada de «descanso», similar a la flexibilidad que ofrecen las aerolíneas para los pasajeros de primera clase. Los dos asientos delanteros se reclinan a medida que el volante se retrae, la posición de «gravedad cero» que ayuda a reducir la fatiga en viajes largos.


Una de las características más destacadas de la cabina es el área que rodea al conductor, con una interfaz gráfica de usuario (GUI) de la cabina que fluye por la puerta del lado y se envuelve alrededor del volante en un arco continuo. Esto fusiona el grupo de instrumentos directamente con la pantalla audiovisual en el centro del tablero y está vinculado a la pantalla integrada dentro de la superficie del volante, además, la GUI es operada por tecnologías de inteligencia artificial, que muestran información útil sobre el automóvil, diversas funciones autónomas de conducción, tren motriz y navegación para crear una experiencia de usuario única, creando una pantalla interactiva de luz de Star Cloud en la parte delantera.

¿Cómo ven el futuro? Nosotros impactante.